¿Qué es MarCha?

GRUPO JUVENIL MarCha

 Síguenos en Twitter @MarChaPalencia

 

¿Qué es?

Es un movimiento de la Familia Marista. MarCha significa caminar, dar pasos adelante. También, MARcelino - CHAmpagnat, fundador de los Hermanos Maristas y motivo de admiración de todos los que formamos parte de la gran Familia Marista. Es un movimiento de educación en el tiempo libre. Los animadores son profesores o antiguos alumnos que dedican parte de su tiempo libre a estas actividades.

El movimiento juvenil MarCha quiere ser un lugar de crecimiento integral ofrecido a los adolescentes y jóvenes del entorno de la vida marista de  la Provincia Compostela.

a) Se trata de un itinerario educativo que se desarrolla en el tiempo libre y está al servicio de los jóvenes

  • para “que tengan vida y vida en abundancia”,
  • para que  cada uno se despliegue en sus capacidades,
  • para que crezcan sanamente a nivel sicológico, social y trascendente,
  • para que vivan con sentido y conforme a la vocación a la que son llamados.

b) Inspirado en el evangelio, tiene una visión positiva y dinámica de la persona,  cultiva un ambiente de relaciones sanador y vivificador, parte de la realidad de los jóvenes y basa su acción educativa en la misma experiencia de la persona acompañándola en el camino de descubrimiento de sí mismo, de los otros, del mundo y de Dios.

c) Como movimiento Marista, tiene en María y Champagnat dos referentes fundamentales. Cultiva la sencillez, el sentido cordial de la vida familiar y la preocupación y el cuidado de los más débiles.

¿Cómo trabajamos?

Durante el curso lectivo hay reuniones quincenales, pero además, se realizan otras actividades de gran intensidad formativa, como los Campamentos, la Celebración de la Pascua, Encuentros de Formación, Campamentos de Servicio... Los objetivos están relacionados con el desarrollo de varias capacidades: autonomía, alteridad-fraternidad, ser buenos ciudadanos, reconocerse hijo de Dios, vivir con sentido e interioridad.

Horario: Generalmente, los sábados por la tarde y algunos fines de semana enteros.
Lugar: En el colegio tienen unas salas a su disposición.

¿Qué trabajamos?

lidad de conseguir una visión clara de la persona como un ser en relación, llamado a la plenitud, y por tanto a la comunión con el mundo, los otros, consigo mismo y con Dios ofrecemos cuatro dimensiones fundamentales que nos van a permitir un mejor análisis de la realidad de los destinatarios y una posterior  concreción de los objetivos de acuerdo con las capacidades que queremos desarrollar en nuestro proceso educativo de MarCha.

A)  Yo conmigo mismo

Esta dimensión abarca el desarrollo personal del individuo en si mismo. Desarrollará aspectos que configurarán su personalidad y le permitirán crecer en las otras dimensiones. Abarca, por tanto, la voluntad, la afectividad, la sexualidad, la inteligencia (práctica, instrumental, emocional…). También se refiere a la propia corporeidad tanto en su maduración física como la aceptación y la integración en la persona.

El conocimiento de nosotros mismos en el desarrollo de esta dimensión va propiciar una maduración de nuestra capacidad de reflexión, de querer y de ser libres, que nos  permitirá afrontar las dificultades desde el equilibrio en la visión de uno mismo en el camino de la vida.

B) Yo con el mundo

Esta dimensión abarca la relación de la persona con su entorno, es decir con el medio en el que desarrolla su vida, tanto natural como social. Al referirnos a la naturaleza incluimos todo aquello que tiene que ver con la ecología y el cuidado del medio ambiente, así como el conocimiento de la repercusión positiva o negativa de la acción humana en el mismo.

Al referirnos a lo social englobamos todo aquello que determina influye en nuestro modo de vida, estructuras políticas, económicas, sociales, lo que nos lleva a tomar postura ante la injusticia social y nos impulsa a una acción humanizadora de la sociedad.

C)  Yo con los demás

El ser humano es un ser en relación. Todo es relación, nuestra identidad se define en las relaciones interpersonales. Necesitamos de la relación para madurar, para crecer y para vivir en plenitud.

Esta dimensión abarca todos los ámbitos de relación de la persona, la familia, el trabajo, la amistad, la pareja, el grupo....y en general abarca todo aquello que implica una relación con personas.

En esta dimensión aparecerán actitudes como la escucha, la acogida, el servicio, el perdón, el diálogo, la confianza....y también todos los problemas que impiden la relación.

D) Yo con Dios

Esta dimensión abarca el sentido último de la existencia humana, en la raíz de nuestras acciones, ya que, según sea nuestra respuesta, consciente o inconscientemente ordenamos nuestra existencia.

Abarca todo aquello que nos permite el descubrimiento del Otro en nuestra vida. Lógicamente esta dimensión está íntimamente ligada a las otras ya que Dios se manifiesta  en el mundo y en la relación con los demás, pero consideramos que hay una serie de capacidades que nos permiten tomar conciencia de nuestra condición de Hijos de Dios, descubrir los signos de su presencia y el encuentro con Él. Así el silencio, la escucha, la revisión de vida,  la celebración, el leguaje simbólico....nos ayudan a desarrollar esta dimensión del ser humano.

La dimensión trascendente desde la perspectiva cristiana lleva consigo una propuesta concreta, la de Jesús que implica una comunidad, la Iglesia y una forma concreta de vivir, el Evangelio. Propuesta que afecta a todas las dimensiones anteriores de la persona, pero que dan respuesta, desde la experiencia, a la pregunta de sentido que define esta dimensión.

Etapas del movimiento
El movimiento está dividido en ciclos o etapas según las edades de los chicos:

En esta etapa se desarrollan actividades como gymkanas, excursiones a la naturaleza y celebraciones festivas y deportivas, y acaba el curso con un campamento de verano. Se busca por encima de todo formar grupo, crear vínculos entre los distintos compañeros y por supuesto divertirse.

Se sigue trabajando en esta etapa la cohesión y la unión dentro del grupo y además a nivel personal, a través de la experiencia, el nivel afectivo y relacional. El símbolo que nos representa esta etapa es un mosquetón.

Se continúa el proceso iniciado en los años anteriores y se ahonda en la identidad personal y en los cuestionamientos y búsquedas que van surgiendo en la vida personal y grupal. El diario es la señal de identidad de esta etapa.

Cuando se da el salto a la universidad o a la vida laboral, el movimiento MarCha continúa presente en la vida de aquellos chicos que así lo deseen. Durante esta etapa cada uno va aprendiendo a coger la  vida  en sus manos y a ser responsable de sus opciones y de los caminos que va transitando. Por supuesto el grupo siempre seguirá siendo el lugar de referencia. Como imagen que representa esta etapa escogimos una concha de peregrino como logotipo.

En la sociedad que nos toca vivir, se potencia durante esta etapa el compromiso personal y grupal con el mundo y la búsqueda del sentido vocacional a la vida. La simbología representativa de esta etapa es el Evangelio y una lámpara cuando finalicen en MarCha.