Museo de Ciencias

SALA CIENCIAS - MINERALES

Ubicado en una sala de 14,5 metros de largo por 7,5 metros de ancho, en la primera planta del edificio, se pretende, dentro de las limitaciones de espacio, escasez de recursos y simplicidad de muestras, sea un auxiliar práctico y singular en la formación cultural, no sólo a nivel del centro, sino que abra también a la vista de grupos o individuos interesados en el mundo de la Geología.

En Palencia capital existen algunas colecciones privadas, tanto de Mineralogía, como de Paleontología, cuyos propietarios, aficionados al coleccionismo y sin más ambiciones que la satisfacción de patear el campo y recrearse en las muestras halladas, han logrado ejemplares dignos de exhibirse en cualquier museo; pero éste es el prime

ro que se crea con una finalidad puramente didáctica.

Como toda obra que comienza, ha supuesto un esfuerzo inicial para lograr tener a punto el material necesario y los ejemplares de exposición: proyecto de vitrinas, su elaboración, instalación de la iluminación, solución de problemas imprevistos, acumulación y selección de muestras, limpieza de ejemplares, clasificación, etiquetado, etc.

Lo que hace unos años era un proyecto, hoy es una realidad.

Esto, por supuesto, no presupone, ni mucho menos la culminación de la labor, más bien casi los comienzos; pues, a partir de ahora arranca otra etapa más costosa, como es la catalogación de cada ejemplar, la ambientación más idónea, el fichero histórico hasta donde la información abarque y el cuidado, renovación y aportación de nuevas muestras.

 

Y, ¿cómo se ha logrado la acumulación de estos ejemplares hoy expuestos en las vitrinas o acumulados en los puestos de reserva para prácticas de laboratorio o para ser mostrados en otros lugares?

Muy sencillo: unos proceden del muestrario que el propio colegio poseía, otros de recogida por distintos puntos de la geografía de España por quien ésto escribe, otros obsequio de muchos y buenos amigos con quienes los avatares de la vida me han relacionado y otros en algunas ferias y mercadillos del tema. De lo hallado en el centro llama la atención su procedencia y calidad. Se nota la aportación de los maristas franceses, primeros profesores de muchos colegios de la congregación en España, y Palencia no fue una excepción, los cuales dejaron, por donde pasaron, huellas de su buen hacer pedagógico y de estar, en muchos casos, por delante del tiempo en que vivieron. Ellos trajeron ejemplares de su patria y de otros lugares más lejanos por donde pasaron algunos años de su vida. Los aportados de Siria y el Líbano son buena muestra.

Y, ¿qué se puede ver en el museo?

Muestra cuatro secciones claramente definidas: Malacología, no muy extensa, Petrología, Mineralogía, Paleontología y algunas muestras de diversa índole; en total alrededor de 3000 ejemplares, así como una pequeña biblioteca y carteles de ambientación relacionados con lo expuesto. Tanto la Mineralogía, como la Paleontología de Castilla y León tienen abundante representación; concretamente el Cretácico burgalés de la comarca del Tozo muestra un número considerable de fósiles: cefalópodos, gasterópodos y bivalvos.

Este es el museo que abre sus puertas a los palentinos y no palentinos que quieran darse una vuelta para curiosear alguna de las bellezas de nuestro planeta Tierra.